Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Notas de Prensa

14 de Diciembre de 2016

Alcobendas alberga el primer puente peatonal del mundo impreso en 3D

Alcobendas alberga el primer puente peatonal del mundo impreso en 3D

El primer puente peatonal del mundo impreso en 3D está instalado en Alcobendas. Con una longitud total de 12 metros y una anchura de 1,75, esta innovadora estructura está ubicada en el Parque de Castilla-La Mancha, donde los vecinos podrán transitar su espacio central de 1,20 metros de ancho. La instalación del puente no ha supuesto ningún coste económico al Ayuntamiento.
Alcobendas mantiene su compromiso con la innovación y se convierte en ciudad pionera en todo mundo en el uso de la impresión 3D a gran escala, una tecnología que se podrá emplear en numerosas intervenciones urbanas: desde el diseño y fabricación de mobiliario urbano, hasta la preservación del Patrimonio Historico y Cultural, pasando por la edificación o la ingeniería civil. Hasta el momento no existía ninguna aplicación de esta tecnología en el campo de la ingeniería civil; por ello, el puente peatonal 3D de Alcobendas representa un hito para el sector de la construcción a nivel internacional.
El proyecto de ejecución del puente peatonal, así como la tecnololgía empleada para impresión 3D de las ocho piezas que conforman la pasarela, ha sido diseñada por ACCIONA, primera constructora del mundo en ejecutar una obra de ingeniería civil a gran escala empleando impresión 3D. El diseño arquitectónico del puente lo ha llevado a cabo el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC).
El diseño del puente peatonal impreso en 3D de Alcobendas se ha realizado sobre la base de las técnicas de arquitectura orgánica y biomimética, donde se busca que los elementos construidos se asemejen a las formas de la naturaleza, logrando un ahorro de recursos y de energía.
Las ventajas de la impresión 3D a gran escala en hormigón son:
Versatilidad para construir elementos estructurales con total libertad de formas, sin necesidad de moldes o encofrados. Flexibilidad y capacidad de adaptación a cualquier forma, geometría y diseño arquitectónico de gran resistencia.
Minimización de la cantidad de residuos por el reciclado de la materia prima durante la fabricación.
Reducción de recursos y de energía necesaria para la realización de elementos constructivos de hormigón.

Volver

Usamos cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Aceptar